martes, 8 de diciembre de 2015

EN VIVO: Real Madrid vs Malmo 2015 Champions League

Cristiano Ronaldo, como el planeta tierra, rota sobre sí mismo. Benítez solo le evitó los noventa minutos de Cádiz, donde había poca gloria que ganar (más en vista de esto). El resto lo ha jugado todo, de principio a fin. Recién entrado diciembre ya le saca 2 partidos y medio completos (doscientos veinticuatro minutos) al segundo en la tabla de sacrificios (Kroos). “Llegará el momento”, repite Benítez frente a los intranquilices y los descreídos. Real Madrid vs Malmo 2015 EN VIVO


Mas no va a ser el día de hoy, frente al Malmoe, partido en el que van a jugar el portugués y diez más a pesar de la irrelevancia del choque para un Madrid que va a ser primero suceda lo que suceda. Mas resulta prohibitivo quitarle un partido de Champions a Cristiano. En un año de sombras ha metido 7 de los 12 tantos del Madrid en la competición y cada partido, para él, es una ocasión para ampliar su historia legendaria. Hace ya tiempo que Cristiano juega para el futuro. Con lo que como por ahí no hay posibilidad de ahorrar, Benítez mete la tijera en otras zonas sensibles. Van a descansar Bale, Keylor y, sobre todo, Modric, piedra angular del equipo. El técnico tiene presente por dónde se desangró el Madrid el año pasado. Tampoco expone con S. R., que está a un paso de volver, y sí le va a dar minutos a M., que ha hecho de Twitter un instrumento de presión. Real Madrid vs Malmo 2015 EN VIVO



El Madrid, por ende, pretende no desperdiciar el partido, cuya utilidad está en sostener activos a Casemiro y Kovacic y quién sabe si unir a Isco y James, que adornan mucho y ponen al público de una parte del equipo. De esto asimismo anda necesitado el Madrid en una semana que comenzará en la Champions y terminará en el TAD, anterior paso por Apelación, en un agobiado intento por salvar la Copa. Desde el 0-cuatro frente al F.C. Barcelona el Madrid ha jugado 4 partidos y ha ganado los 4, con solvencia y con alguna siesta de sobra.


En ese periodo se ha asegurado la primera plaza en la Champions y le ha recortado 2 puntos al Barna. Frente a un Bernabéu con las garras afiladas le es conveniente no romper el precario alto el fuego. El Malmoe, que ha preparado el duelo en Marbella, no surge como amenaza. Viene de fallar en su Liga (terminó quinto) y su técnico, Age Hareide, dirige su último encuentro. Lo uno ha llevado a lo otro. Jugó su último partido en el torneo sueco el treinta y uno de octubre y desde ese momento solo ha disputado 2 choques de Champions con desenlaces desoladores: cuatro-0 en Ucrania frente al Shakhtar, 0-cinco en casa frente al PSG. Todavía anda en la economía de guerra en la que le sumió su mudanza al Swedbank Stadion.


El presidente Jeppson, viejo futbolista del club, exjugador profesional de tenis de mesa y economista de profesión, se ha visto obligado a muy duros ajustes. Conque entrar en la Europa League sería un buen empujón. Para esto precisa progresar lo que haga el Shakhtar en la ciudad de París frente al PSG. Y deberá ser sin Rosenberg, el jugador que les ha dado dieciocho tantos en este curso. Suena a misión imposible. Menos para los tres.300 que les van a apoyar en la grada. Va a ser el segundo desplazamiento más masivo en la historia del club. Ya no se ven actos de fe de esta manera.